El alcohol es una neurotoxina y un veneno que puede dañar el cerebro. Este daño también se denomina lesión cerebral relacionada con el alcohol, (ARBI), por sus siglas en inglés. Las drogas, como los alucinógenos, los depresores y los estimulantes también pueden causar daños cerebrales. Además, las personas bajo la influencia de las drogas o el alcohol corren un mayor riesgo de sufrir accidentes que causen un daño cerebral traumático (TBI).

En este artículo, repasaremos todo lo que debe saber sobre el ARBI y otros tipos de lesiones cerebrales. También cubriremos los efectos de las drogas mencionadas y cómo pueden causar daños cerebrales. Después, veremos cómo la psilocibina puede revertir el daño cerebral inducido por el alcohol con pruebas de investigación.

Lesión Cerebral Relacionada con el Alcohol

El consumo de alcohol a niveles moderados o elevados durante un periodo prolongado puede causar ARBI. La ingesta excesiva de alcohol, incluso durante un periodo corto, también puede causar ARBI. La ingesta a corto plazo también puede afectar al juicio, el equilibrio y la coordinación y reducir las inhibiciones. Todos estos son factores que pueden desencadenar una lesión cerebral traumática.

Uno de los factores clave que contribuyen al ARBI es la deficiencia de vitamina B1 (tiamina). Este es uno de los nutrientes esenciales que el cerebro requiere para mantenerse sano. Sin embargo, el cuerpo no produce tiamina, y debe estar presente en los alimentos que ingerimos. El alcohol altera la absorción efectiva de la tiamina al provocar una inflamación en el revestimiento del estómago. Junto con una dieta pobre, el nivel de tiamina se vuelve extremadamente bajo en el cuerpo.

El ARBI también puede dar lugar a otros problemas de salud, que pueden incluir:

  • Comportamiento imprudente e impulsivo
  • Falta de motivación
  • Aislamiento social
  • Problemas de concentración y distracción
  • Trastornos del estado de ánimo y depresión
  • Deterioro del juicio y falta de conciencia de sí mismo

Además, hay diferentes tipos de ARBI, y esto depende de la localización de la lesión cerebral.

  • Síndrome amnésico de Korsakoff: Se produce debido a una alta deficiencia de tiamina
  • Encefalopatía de Wernicke: También puede ocurrir debido a una deficiencia alta de tiamina
  • Disfunción del lóbulo frontal: Altera el comportamiento, la personalidad y la cognición
  • Encefalopatía hepática: Se produce debido a una enfermedad hepática
  • Neuropatía periférica: Puede causar problemas sensoriales en pies, piernas y manos
  • Atrofia cerebelosa: Puede afectar a la coordinación y el equilibrio

Otras lesiones cerebrales relacionadas con las drogas

La mayoría de las drogas son tóxicas, y su toxicidad difiere según el tipo de droga y la cantidad consumida. El abuso y el mal uso de las drogas pueden provocar una de estas consecuencias:

  • Lesión cerebral hipóxica
  • Infarto de miocardio
  • Accidente cerebrovascular
  • Convulsiones

Hay tres categorías diferentes de drogas psicoactivas, y esto es según su efecto en el sistema nervioso central. Estos tres tipos son: los estimulantes, los depresores y los alucinógenos.

Una cosa que hay que tener en cuenta es que existe la posibilidad de que se produzcan interacciones de medicamentos tras tomar diferentes drogas juntas. La interacción puede darse entre sustancias recreativas, medicamentos de prescripción, suplementos, medicamentos de venta libre, hierbas medicinales y vitaminas. Estas interacciones pueden ser muy graves y requerir atención urgente en algunos casos.  

Estimulantes

Son drogas que estimulan el sistema nervioso central para aumentar la actividad física y el estado de alerta. Ejemplos de estas drogas son los metilfenidatos, la pseudoefedrina, la nicotina, la cafeína, el éxtasis, la cocaína, las anfetaminas y las nueces de betel.

Depresores

Los depresores son drogas que deprimen el sistema nervioso central. Pueden provocar falta de concentración, desinhibición, reducción de la coordinación, relajación y euforia en pequeñas dosis. En dosis mayores pueden provocar la pérdida de conciencia e incluso la muerte.

Ejemplos de depresores son los antipsicóticos, los antihistamínicos, los alfa-bloqueantes y betabloqueantes, los sedantes, los relajantes musculares, los anticonvulsivos, los opiáceos, las benzodiacepinas, los barbitúricos, el cannabis y el alcohol.

Alucinógenos

Son drogas que pueden afectar al pensamiento, las emociones, las sensaciones y las percepciones. Ejemplos de alucinógenos son la mescalina, el LSD y la psilocibina, que se encuentra en las trufas mágicas. Sin embargo, investigaciones recientes demuestran que la psilocibina puede revertir el daño cerebral inducido por el alcohol. A continuación exploraremos las pruebas de la investigación.

Según una investigación, la psilocibina podría revertir el daño cerebral inducido por el alcohol

Los investigadores llevan cerca de medio siglo buscando diferentes formas de tratar los trastornos por consumo de alcohol. Entre las opciones exploradas se encuentra el uso de psicodélicos, que han mostrado un gran potencial. Hoy en día, los científicos están explorando los resultados de las investigaciones anteriores para comprender plenamente este potencial.

En un estudio reciente, los investigadores han podido demostrar la eficacia de la psilocibina y los psicodélicos. Los resultados muestran cómo la sustancia puede reparar zonas del cerebro que desencadenan el deseo de consumir alcohol. Esto también dio una idea de su potencial en el manejo de los trastornos por consumo de alcohol.  

El estudio aparece en la revista Science Advances, y es una continuación de una investigación de finales de los años 50. Fue la época en la que Abram Hoffer y Humphry Osmond administraron LSD a alcohólicos. Los resultados de su investigación muestran que cerca del 45% de los pacientes seguían sobrios un año después de recibir la droga. Esto fue una hazaña notable en el manejo de la condición.

Los estudios demuestran que el consumo de alcohol es responsable de cerca del 6% de las muertes en el mundo. Por ello, los tratamientos para eliminar la ansiedad son muy necesarios.

Breve origen del nuevo estudio

Para entender bien este nuevo estudio, tenemos que examinar la neurobiología del cerebro. La corteza prefrontal del cerebro es la parte que media en funciones cognitivas como el control de los impulsos, la flexibilidad cognitiva y la atención. Estudios anteriores también muestran que el consumo crónico e intermitente de alcohol puede causar efectos negativos en las neuronas del córtex prefrontal.

Uno de los coautores del estudio, Marcus Meinhardt, explicó cómo su equipo identificó los efectos del alcohol en los receptores de glutamato. Se trata del receptor metabotrópico de glutamato subtipo 2 (mGluR2).

El glutamato es uno de los neurotransmisores responsables del buen funcionamiento del cerebro. Cuando los receptores están comprometidos, el neurotransmisor no llega a los receptores adecuados. El alcohol también puede alterar la producción de glutamato. La pérdida de mGluR2 puede producirse tras un consumo excesivo de alcohol.

La psilocibina es un psicodélico serotoninérgico, lo que significa que actúa sobre los receptores de serotonina del cerebro. Los estudios también demuestran que los receptores mGluR2 y de serotonina pueden influir en otras funciones, y la psilocibina puede actuar sobre ambos receptores.

Principales investigaciones y resultados

En el estudio, utilizaron vapores de alcohol para intoxicar a ratones durante siete semanas. Durante ese periodo, controlaron el comportamiento de los ratones y los cambios moleculares en su cerebro. La investigación contó con tres grupos:

  • Grupo de control
  • Dosis más altas de psilocibina
  • Dosis más bajas de psilocibina

De acuerdo con la hipótesis, el mGluR2 era menor en los cerebros de los ratones con dependencia del alcohol. Esto iba acompañado de una mayor ansiedad por el alcohol y una menor función ejecutiva. Esto implica que la dependencia del alcohol introdujo cambios en el cerebro de los ratones.

Para las personas con adicción al alcohol, el trastorno por consumo de alcohol puede volverse muy grave con el tiempo. El cerebro de los ratones pudo mostrar cómo cambian diferentes funciones tras el consumo de alcohol. Sin embargo, lo más emocionante de la investigación es que los grupos de ratones que tomaron psilocibina tenían la expresión del mGluR2 en su totalidad. Este hallazgo es similar a los descubrimientos de la investigación de los años 50 con el LSD.

Esperanzas para el futuro 

Los hallazgos de la investigación son prometedores, pero fue en ratones, y nosotros somos humanos. Sin embargo, lo que sí sabemos es que la expresión del mGluR2 en humanos con trastorno por consumo de alcohol es menor. Además, la psilocibina es una opción de tratamiento prometedora para las personas con trastornos por consumo de alcohol, aunque la investigación aún está en curso. 

Todavía hay muchas cosas que puedes aprender sobre la psilocibina y su prometedor manejo de diferentes condiciones de salud. Puedes aprender más en nuestro blog, ya que hemos tratado diferentes temas.

Algunos de estos temas son:

También puedes consultar aquí nuestra tienda Microdose Bros para comprar tus trufas mágicas. Disponemos de diferentes especies y realizamos envíos discretos a toda Europa.